Hay personas y personas.

Personas que viven, y personas que intentan vivir.

Personas que hacen lo que quieren, y personas que quieren hacer y no logran.

Personas alegres y divertidas que contagian entusiasmo,

y personas tristes y apáticas que nublan un día de sol.

Hay personas activas, soñadoras, inquietas, inconformistas,

y personas apagadas, aburridas, tristes y melancólicas.

Hay personas sociables, extrovertidas, simpáticas y equilibradas,

y personas introvertidas, enfadadas, solitarias y tímidas.

Todo es perfecto, nada es casualidad.

Todo tiene un propósito, nada se juzga.

Si conoces a alguien del segundo tipo, revisa este vídeo porque puedes ayudarlo a cambiar. Seguramente a él/ella tampoco le gusta ser así, y aún no ha encontrado el origen de su carácter invernal, de su no vivir, de su apatía e insatisfacción.

En su árbol genealógico puede estar la comprensión – solución.

Aunque desconocido, es un Síndrome muy muy común en la sociedad. Si sientes que tu tristeza podría derivar del transgeneracional, pues no hay motivo aparente que la justifique, solicita tu sesión aquí y lo revisamos.

Hasta pronto!