Volvía de yoga caminando esta mañana pensando en el tema sobre el que iba a escribir hoy en mi blog, cuando me dio por mirar el Instagram de Lola Vendetta, con la cual voy a realizar un taller para mujeres próximamente por toda España. En sus publicaciones había comentarios de todo tipo, la mayoría muy motivadores y, por supuesto, algunos también de queja, en esta ocasión por los precios. Ayer, una gran amiga me decía que dudaba si comprarse un tambor o no, que le encantaba pero era ‘caro’¿Qué es ‘caro’ y qué es ‘barato’?, es la pregunta que te lanzo hoy.

Como economista, sé que los precios son cantidades monetarias objetivas que el empresario fija por sus productos o servicios, en función de los costes y el margen de beneficio que considere oportuno. Son objetivos porque son los que son, independientemente de cómo a nosotros nos parezcan. Otra cosa muy distinta es la expectativa del valor que yo piense que voy a recibir adquiriendo dicho producto o servicio… y es esta realmente la que determina si estamos dispuestos a pagar el precio que el empresario fija o no. De ahí que 99 euros sea mucho para un cartón de leche, y poco si lo que quiero es un ordenador. Esa expectativa sí que es subjetiva, y esa sugestión está fundamentada, como todo, en nuestras creencias. En lo que creemos adecuado pagar por un cartón de leche, por un ordenador, por una camiseta, por un tambor… o por una formación. Y también en lo que creemos que es un buen sueldo. Y en lo que creemos que merecemos. En definitiva… en lo que creemos respecto al dinero. Y como lo que creamos es, exactamente, lo que creemos, he considerado importante grabar un vídeo con una reflexión al respecto. ¡Espero te sirva en tu camino a la abundancia!

 

Me encantaría conocer tu opinión al respecto!!

Comments

comments