A menudo hablo en mis sesiones y conferencias de lo importante que es para las personas que queremos crecer cada día mantenernos lo más lejos posible de las personas tóxicas y lo más cerca posible de personas GRANDES en conocimiento, sabiduría, optimismo, salud, alegría y resultados, aunque esto implique a veces alejarnos de nuestros seres queridos.

Como sabes el sábado fui a Madrid al #DiadelExito porque cada vez que voy a un evento de Anxo Pérez crezco, me motivo e impulso mi carrera. Haré lo mismo este fin de semana para seguir aprendiendo y compartir experiencias con Hari Dass y Amerai y en marzo con Cecilio Regojo. En mayo viajaré una semana a Girona para asistir al EWTC de T.Harv Eker y en Junio iré a Colombia de nuevo para estar un mes cerca de Luz Parra. Ese es mi plan formativo para el primer semestre del año, y esto forma parte de mi compromiso conmigo misma por ser cada día mejor persona, mejor amiga, mejor pareja, mejor hija y por supuesto mejor mentora de otros profesionales que quieran continuar su camino junto a mi. Por supuesto todos estos viajes y cursos tienen un coste importante económico, energético y en tiempo, que felizmente asumo. NO PUEDE DAR QUIEN NO TIENE, Y SÓLO DANDO SE RECIBE, compartía ayer en Facebook. Te invito a hacer lo mismo, sin miedo, ya que todo lo que inviertas en ti y tu aprendizaje volverá multiplicado. Encuentra a tus referentes en lo que sea que te gusta y te motiva, y ve a por todas. Contáctalos, pídeles ayuda, aprovecha el camino que ellos ya han recorrido para llegar antes a tu destino. Son personas de carne y hueso, no muerden y también lloran.

“Alimentarse es al cuerpo lo que aprender es la mente”, dice Anxo.

Y en el polo opuesto están las personas tóxicas, que en la mayoría de las veces se manifiestan como víctimas, perseguidoras y/o salvadoras. Personas que desde el miedo reclaman amor, y sólo amor. En algunas casos dando en exceso, en otros demandando en exceso, en otras agrediendo física o psicológicamente en exceso.  Conocer el Triangulo Dramático te ayudará en tu carrera profesional muchísimo a identificar la actitud de tus clientes, equipo y proveedores y no caer en su juego. En cualquiera de estos roles se hace daño: en unos casos a los demás, en otros a uno mism@… y no sé cual es peor.

Si tienes alguna duda sobre esta información, ¡espero tus comentarios!